Los 7 pecados capitales de los portafolios



El diseño de tus portafolios es esencial en ti sencillamente porque eres diseñador. En su elaboración, evita los siete pecados que se enumeran a continuación. 

Obtener un buen trabajo como diseñador, una buena promoción o que los clientes te busquen o acepten que trabajes con ellos depende de muchos factores y uno de ellos es, desde luego, el portafolios, que en la medida de que sea ordenado, llamativo, claro, conciso y multiformato, mayores posibilidades tendrá de proyectarte adecuadamente.

¿Quieres saber algunos de los requisitos esenciales que un buen portafolios necesita poseer? Comentaremos cuatro de ellos y te presentaremos algunas fuentes libres.

1. Que el portafolios no sea adaptable

Tu portafolios es una representación genuina de ti, de tu trabajo y del tipo de empleo o proyecto que quieres realizar. Adáptalo a ello y presenta los trabajos que, por su naturaleza, tienen mayor concordancia con las labores que quieres ejecutar.

2. Que el portafolios no sea presentable

Un portafolios es en sí el recipiente que contiene tu trabajo, es también una oportunidad para demostrar que se puedes diseñar y entender las necesidades del público. Si tu trabajo es bueno, pero pero el formato de tu portafolios es un desastre, seguramente será rechazado.

3. Que no incluyas sólo lo mejor de tu trabajo 

Incluye lo mejor y sólo lo mejor de tu trabajo. No pad hacia fuera y no presentan el trabajo que no es suya. Usted se sorprenderá cómo muchas personas en la industria se conocen entre sí.”

4. Que el portafolios no sea genuino ni original

Tu trabajo tiene que ser la esencia de lo que eres, debe mostrar fidelidad a ti mismo, no tomes un trabajo o proyecto que odias sólo para pagar las cuentas.

5.- Que portafolio no tenga coherencia

Muchas veces la estructura ideal para un portafolio es aquella que se encarga de contar una historia, coloca los trabajos en un orden cronológico o temático y es capaz de proponer un camino creativo que describa tus cualidades. Cuestiónate si tu material creativo cumple con este requisito.

6.- No describir tus procesos creativos

En muchas ocasiones la decisión de optar o no por una propuesta creativa como la tuya depende, además del resultado final de tu trabajo, de los pasos y procesos que llevaste a cabo realizarlos. A veces es posible colocar videos en time lapse que muestran el desarrollo creativo o fotografías con el antes y después de tus proyectos… la cosa es describir el modo en que eres capaz de trabajar.

7.- No pensar en el cliente

Imagínate en la posición de un probable cliente y analiza si el portafolios que tienes ante ti es atractivo, si es comprensible y si te podría ayudar a resolver la inquietud creativa que tienes en puerta. Si lo logras, tu material está en orden.


Fuente: www.paredro.com

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.